Iglesia evaluará a aspirantes para evitar abusos

Iglesia evaluará a aspirantes para evitar abusos

Con un protocolo de prevención, la Iglesia católica intentará prevenir abusos de menores de edad en instituciones católicas. El documento exige desde ahora una evaluación psicológica de aspirantes a sacerdote y prohíbe las caricias en las partes íntimas.

“Quedan prohibidas las muestras de afecto que involucren contacto físico o caricias en partes íntimas” establece el inciso a del artículo 17 del “Protocolo de prevención de abusos sexuales contra menores de edad en instituciones católicas”, promulgado en marzo pasado y que ahora está siendo socializado.

La Asamblea Plenaria Ordinaria Nº 217 aprobó este documento que gira en torno a ejes fundamentales, la prevención y la cultura del buen trato a los menores y la formación sacerdotal, que incluye una selección más rigurosa de candidatos al sacerdocio, con lo que se busca limpiar el rostro de una institución golpeada por numerosos casos de abuso sexual en niños.

Entre otras cosas, se establece que los aspirantes a ser sacerdotes deberán ser evaluados psicológicamente a fin de detectar de forma temprana “desórdenes o patologías de tipo psicosexual o de otro tipo que impliquen una amenaza para personas menores de edad”.

El capítulo dos del protocolo se enfoca en la “prevención especial” y establece las normas más controvertidas, como que las muestras de afecto de sacerdotes o aspirantes para con niños o adolescentes nunca se harán en privado y “no se deben confundir o combinar las relaciones educativas entre menores de edad y adultos con las relaciones sexuales o afectivas (noviazgo, cortejo, seducción, enamoramiento, etc.)”.

Otras prohibiciones contempladas en el artículo 17 incluyen la práctica de juegos como las luchas o las cosquillas que impliquen “tocarse o frotarse” en forma inapropiada; sentar a los menores entre o sobre las piernas de los sacerdotes, masajear sus cuerpos, abrazos excesivos, expresiones amorosas ajenas al lenguaje eclesial, entre otros.

Además, se crean políticas de prevención con obligación de promover talleres de educación sexual con énfasis en la prevención y la denuncia de los abusos y programas de sensibilización sobre la problemática del abuso sexual infantil.

Fuente ABC color.

Share