De 100 policías echados de Canindeyú, solo uno pidió ser sometido al polígrafo

De 100 policías echados de Canindeyú, solo uno pidió ser sometido al polígrafo

De los casi 100 policías echados de Canindeyú por supuestamente cobrar coimas a narcos, solo uno pidió ser sometido al polígrafo. Pero resulta que ni si todos los otros solicitaran lo mismo, la institución podría comprobar las sospechas contra sus agentes, ya que solo hay dos poligrafistas y funciona solo uno de los 10 equipos comprados.

El oficial segundo Óscar Gabriel Yaharí Romero, de 25 años de edad y quien era jefe de la oficina regional del departamento de Inteligencia en Canindeyú, fue uno de los casi 100 agentes destituidos y remitidos a Asunción luego del hallazgo de una agenda narco, en la que figuraban los montos de las coimas que supuestamente se pagaban a las autoridades locales.

La lista fue encontrada el 1 de agosto pasado, en uno de los cinco allanamientos que ejecutaron los elementos de una unidad de élite de la Senad con cuatro fiscales antidrogas, en Salto del Guairá.

El operativo derivó en la incautación de 16 toneladas de marihuana prensada y en la captura de ocho miembros de la red de traficantes.

La nómina de sobornos revela que había pagos fijos por mes, en guaraníes y en dólares, y por cada carga de droga que llegaba a Salto del Guairá. La marihuana después era enviada al lado brasileño mediante lanchas rápidas que cruzaban el río Paraná.

Entre los supuestos beneficiados con el esquema corrupto aparecieron el jefe de Policía, el jefe de Orden y Seguridad, el GEO y las comisarías de Salto del Guairá, Kilómetro 7, La Paloma, Cruce Guaraní, Cruce Carolina, Yhovy, Ybyrarobaná, Brítez Cue, Yvy Pytã, Kilómetro 21 y Villa Ygatimí.

Igualmente, aparecieron las oficinas regionales de Investigaciones, Antinarcóticos, Homicidios, Delitos Económicos, Automotores, Interpol y, justamente, Inteligencia. El destacamento militar de frontera, dependiente de la Caballería, también cobraba, según las anotaciones descubiertas.

En tanto que las instituciones civiles mencionadas son la Senad, Aduanas, Detave y Puertos. Los intervinientes aclararon que no hay periodistas en la hoja.

La primera medida

El nuevo comandante de la Policía, comisario general director Bartolomé Gustavo Báez López, asumió oficialmente el cargo ayer de mañana en un acto que se hizo en la Comandancia y que fue presidido por el jefe de Estado, Horacio Cartes.

Tras el evento, el nuevo jefe de la Policía declaró a ABC Color que hoy se va a completar la barrida en Canindeyú, con la remisión a Asunción de los jefes y subjefes de todas las comisarías aludidas en la agenda narco.

Aseguró que Asuntos Internos está trabajando muy de cerca con la Fiscalía, para castigar a los agentes corruptos.

Para hoy también se prevé la remoción completa de los efectivos de las unidades investigativas salpicadas por el escándalo.

Sin embargo, pese a que son casi 100 los efectivos trasladados, solo el oficial Yaharí pidió ser sometido al polígrafo, ya que asegura no tener nexos con los narcos.

El jefe de Yaharí, comisario general Prudencio Burgos, anunció que el citado oficial va a pasar por el detector de mentiras este lunes.

De los 10 equipos poligráficos adquiridos por el Gobierno de Horacio Cartes para la Policía, solo uno está en funcionamiento actualmente. Y de los 10 operadores certificados, solo dos trabajan en ello. Es decir, ni si quisiera, la institución tiene la capacidad operativa para indagar a todos los supuestos agentes corruptos delatados por los narcos.

Share